MI ENCUESTA · Ingenuidades por Oscar González

INGENUIDADES
Por Oscar González

MI ENCUESTA
Cuando alguien parece ver algo diferente es muy probable que así sea. Esto sucede por la perspectiva que le da su diferente punto de vista o porque sus razonamientos tienen lugar en un modelo mental del sistema, que es distinto al de uno.

En estos tiempos electorales, plagados de encuestas a modo, decidí hacer mi propia encuesta a través de mis redes sociales digitales que, aunque incluyen personas de todo el país y algunos mexicanos en el extranjero, se puede decir que son personas con mucho en común, casi del “mismo código postal”. Así que la encuesta es pequeña y sesgada, igual que las que publican los medios.

En lugar de preguntar la intención del voto, pregunté por los problemas de México: el mayor, el más importante, el más urgente, el más causante. Ver las respuestas fue tan asombroso como revelador: la respuesta más frecuentemente encontrada, en todos los casos fue “corrupción”. Si la encuesta no estuvo tan mal después de todo, para la mayoría de los lectores ésta será una respuesta lógica y tal vez hasta se sorprendan de mi sorpresa.

Mi pequeña encuesta tuvo respuestas en opción múltiple, pero una opción era “Otro” y daba la oportunidad de explicar. Dos personas escribieron “Educación”. Confieso que fue consciente mi omisión de esa opción entre las respuestas sugeridas, porque asumí que “jalaría la marca”, dada la población que la contestaría. Lo que más me sorprendió es que nadie, absolutamente nadie, escogió “la falta de democracia” como alguna de las respuestas. Aquí mi asombro fue mayúsculo, pero también revelador: esto explicaba todo.

En mi ingenuidad suponía que un país que ha vivido siempre batallando con dictaduras de todo tipo (monárquicas, imperiales, caudillistas, personales, militares y de partido), tendría como prioridad la democracia; pero pareciera que el efecto de tantos años bajo las dictaduras es que el pueblo se ha acostumbrado a vivir así, ya que no conoce otra forma.

En apariencia la democracia no es importante. ¿Se trata de una cómoda posición para dejar que otros se encarguen? ¿Dejó de importar el sistema de gobierno en aras de la corrupción? En mi corto entender, la corrupción se da por dos razones: una deficiente educación en valores éticos y la impunidad. Alguien tira papeles en la calle o soborna a un agente de tránsito porque su ética se lo permite y sabe o espera que no tenga consecuencias. Muy socorrido es el ejemplo del diferente comportamiento de los mexicanos al cruzar la frontera; la misma persona, con sus mismos valores, se comporta diferente porque sabe o supone que allá no quedará impune su transgresión de la ley. La impunidad. La falta de castigo. El callado y entendido pacto entre cómplices y la existencia de un fiscal amigo y protector. Un dictador designa al fiscal y le ordena; en una democracia eso no debe ser posible.

Tal vez sea la idea de democracia. Posiblemente el sistema ha tenido éxito en hacernos creer que vivimos en democracia o tal vez para la mayoría de la gente la democracia signifique que votamos en las elecciones. Posiblemente haya quienes piensan que no importa la forma de gobierno, mientras los dejen vivir en paz. Dentro de esto, han surgido grupos de personas que no se quedan tan cómodas, que alzan la voz, pero no luchan por un sistema de gobierno, sino por su derecho de andar en bicicleta, o en defensa de los perros. Ojalá que estos grupos se fortalecieran y que surgieran muchos más y más fuertes, que lucharan por el derecho a educación de calidad, a tener agua potable y aire limpio; que defiendan los espacios verdes y las montañas; que detengan el crecimiento desordenado de la mancha urbana; que le digan a quienes ostentan el poder político, que no pueden hacer lo que les venga en gana; que empoderen a la sociedad. Eso sería democracia.

Oscar González

Óscar González.

Se define como amigo, esposo, padre, hermano, tío y padrino; regiomontano e hijo de Dios. Estudió la carrera de Ingeniero Agrónomo por el Tecnológico de Monterrey, también una maestría en Productividad Agropecuaria y un Doctorado en Administración. Es profesor emérito del Tecnológico de Monterrey, coach de negocios y consultor independiente. Ha sido coordinador de Agencias de Desarrollo Rural y Consultor externo de la FAO. 
Por |2018-06-22T14:28:44+00:00junio 22nd, 2018|Columna|Sin comentarios

About the autor: