Regio, tenaz, Lic. en Derecho por la UANL. WhatsApp: 81 1800 1357. Titular de la Unidad de Gobierno en la @SEGOB_MX

Los niños perdidos…

Por Waldo Fernández

México es sin duda, una incubadora de niñas, niños y jóvenes brillantes, donde se forjan profesionales de excelencia y que nunca se inmutaron por las adversidades que pudieron tener en su entorno y/o país. Su necesidad natural de aprender, los hizo día a día especialistas en diversas materias o artes, por lo que son y serán un bastión principal para este país.

Entre algunos ejemplos que trascendieron a nivel nacional tenemos el de Daniel Alonso Rodríguez Pérez, hidalguense que a sus 19 años fue nominado al premio Nobel de la Paz, como defensor de los Derechos Humanos, en 2015 Yair Israel Piña de 18 años fue aceptado para intervenir el programa Orión de la NASA, que busca llevar una nave espacial tripulada por personas a Marte en 2028, por otro lado conocimos el logro de Olga Medrano Martín del Campo joven de 17 años que fue la primera mexicana en ganar la medalla de oro en la Olimpiada Europea Femenil de Matemáticas, conocida como “Lady Matemáticas”, en este mismo equipo estuvo Xavier Earathu que logró la presea de plata; también conocimos a los niños que acapararon las miradas del mundo y que viven en una de las zonas mas rezagadas de Oaxaca, me refiero a los “Triquis”, que ganaron el Torneo Nacional de Básquetbol Infantil y que llamaba la atención de sobremanera, que jugaban descalzos.

Por otro lado, tenemos también a estudiantes que han tenido logros extraordinarios, pero que no fueron tan conocidos a nivel nacional, los alumnos de preparatoria del Tec. de Monterrey, campus Colima, ganadores del primer lugar en el concurso internacional First Robotics Competition en Houston, Estados Unidos, o el del grupo de jóvenes que lograron el subcampeonato mundial en la categoría Secundary de la competencia más importante de programación y robótica, realizada en Japón.

Pero no olvidemos a las niñas y niños que a su corta edad han hecho logros que deben ser admirados por todos los rincones de la nación, por ejemplo el de los 9 niños que resolvieron 70 operaciones aritméticas sin errores en menos de 5 minutos y ganaron el trofeo Grand Champion en el Campeonato Internacional de cálculo mental, realizado en Moscú, Rusia, así como el club de robótica de la Escuela Primaria México de Tapachula que obtuvo el campeonato en construcción de prototipos VEXIQ 2016, además del segundo lugar en el Torneo de Robots y sexto lugar en el Vex Robotics World Champion 2018, en Lousville, Kentucky, Estados Unidos, así como Xóchitl Guadalupe Cruz López de 8 años de San Cristóbal de las Casas, que fue ganadora de un premio de ciencia de la UNAM por su proyecto de un calentador solar hecho con materiales reciclados, o el más reciente el de Jaime Jorge Martínez Cepeda, Carla González Colin, Monserrat Camacho Vázquez, Jaime Jorge Martínez Cepeda, Isaac Antonio Caballero Vázquez, Marcos Andrés Esteban Gorena y Manuel Martínez Gómez,  que representaron a México y a Nuevo León en las Olimpiadas Internacionales de Matemáticas, celebradas en la Universidad de Stanford, California, obteniendo una medalla de bronce y premios a la excelencia por obtener puntajes altos en las diferentes pruebas a las que fueron evaluados.

Estas son las verdaderas cosas que vale la pena compartir, las cosas por las que los mexicanos debemos estar orgullosos, ya que gran cantidad de las niñas, niños y adolescentes, se han desarrollado y acoplado a cualquier circunstancia, llámese política, económica, social, cultural, académica, etc., sin mirar problemáticas, sino adoptando progreso, experiencias y aprendizaje, para poder así desarrollar todo el talento que de manera natural tienen, pero sobre todo encumbran a México en una posición admirable en todos los rincones del planeta, dignos de competir con cualquier país y sobre todo con la gran sencillez de sólo hacer lo que les gusta.

Es por esto, que todos y cada uno de ellos deben ser apoyados en su totalidad, no sólo en el momento de sus victorias, sino de manera permanente, visualizándolos  como ejes principales para aportar a esta sociedad tan necesitada de modernidad, de sangre nueva, de visiones distintas, de ideas, de disciplina, de emprendimiento, de talentos como ellos, que muchos sólo con la imaginación proponen ideas impresionantes, o los que con fórmulas obtienen datos no conocidos, las visiones en ingeniería, robótica, matemáticas, que pueden ser los futuros proyectos para mejorar en muchas aspectos a la sociedad.

Estoy seguro que si les brindáramos el apoyo necesario no tendrían que buscar apoyo en otros países, debemos cortar de tajo la fuga de cerebros y aprovecharla internamente, de hecho la revista Forbes dijo en una publicación de 2016, que “en México existen más un millón de niños sobredotados y el no detectarlos o apoyarlos es negarse la oportunidad como país de tener la cura para enfermedades que hoy son mortales y de tener soluciones a problemas que hoy no tienen respuesta”.

Concluyo que es muy importante que como sociedad reconozcamos los logros de estos niños y jóvenes, ya que hoy en día nadie a abanderado esta causa, algunos solo festejan el momento, pero no dan seguimiento y ni mucho menos saber que es o que fue de ellos, por lo que no deben ser niños perdidos, es momento de aprovechar estos grandes cerebros que la sociedad no ve o aprovecha, solo su familia que con gran esfuerzo apoyan a sus hijos, por lo que también, mi reconocimiento a las madres y padres, que son sin duda, el apoyo principal de ellos y que sueñan que sus hijos “sean brillantes, como sus logros, pero sobre todo en su país, México”.

WFG.

Por |2018-09-06T11:39:33+00:00agosto 21st, 2018|Columna|Sin comentarios

About the autor:

Waldo Fernández
Regio, tenaz, Lic. En Derecho por la UANL. WhatsApp: 81 1800 1357. Titular de la Unidad de Gobierno en la @SEGOB_MX.