Lo que tendría que ser…

Kleroterion por Waldo Fernández

El periodo de la Ley de Ingresos y del PEF, está a la vuelta de la esquina, por lo que en este momento se encuentra en un estudio muy preciso cómo debe repartirse el presupuesto para el ejercicio fiscal 2019, dicha asignación se realiza para los Ramos Administrativos, Ramos Generales, Entidades Productivas del Estado, Entidades de Control Directo, Ramo 32, Ramo 40 y Ramos Autónomos.

Sin embargo, respecto a los ramos generales, es importante saber qué tan justa es la designación de recursos y/o presupuesto a los estados, en el entendido lógico de que mientras mejor recaudación se tenga a través de las entidades federativas, respecto a la Ley de Ingresos del ejercicio anterior, dependería de la mejor designación de presupuesto en el siguiente ejercicio fiscal, es por esto, que me referiré específicamente a mi estado, Nuevo León.

Como primera aportación podemos decir que Nuevo León, es de los estados que durante muchos años ha tenido mayor participación respecto a la recaudación de impuestos (IEPS, IVA e ISR) en materia federal, por debajo de la CDMX y el EDOMEX, reportando más de 200 mil millones de pesos, sin embargo, de esta gran recaudación que el estado consigue, se reintegran aproximadamente 66 mil millones, por lo que es notoria la inequidad de asignaciones presupuestales, ya que recibe menos del 30 porciento de lo aportado.

Es importante mencionar que tenemos muchos antecedentes respecto a esta inequidad, por ejemplo, en 2014 recibió aportaciones federales por 3,752.1 pesos per cápita, mientras que el promedio nacional era de 4,946.1, por lo de desde ese año era necesario fortalecer esta práctica, para que se permita mejorar la gestión de recursos, con el Congreso de la Unión y por supuesto, con la Administración Pública Federal y sobre todo tener una relación de estricta vigilancia  dentro del Sistema Nacional de Coordinación, para solicitar esquemas de asignación mas equitativos, reconociendo de manera efectiva la gran contribución que realiza el estado, lo que implica una gran aportación para el desarrollo del país.

Se entiende muy bien el procedimiento para la negociación del paquete económico, por lo que la Administración Pública Estatal, se presiona de manera constante, ya que los recursos que proporciona son necesarios y vitales para poder operar de manera eficaz en las diversas necesidades de la Nación, por lo que Nuevo León se vuelve una entidad económicamente relevante en el contexto nacional, otro ejemplo más, es que tan solo de 2003 a 2016, ha contribuido con el 10.2 porciento del PIB manufacturero, asimismo en este mismo año, aporto 7.2 porciento del PIB nacional.

Otro factores que debemos reconocer de nuestro Estado y que hace que nuestra aportación a la Federación sea muy fuerte, es si duda el empleo, ya que la entidad genera empleos de buena calidad y bien remunerados, cabe mencionar que el 60 porciento de los empleos en el estado tiene acceso a la salud. Ahora bien, respecto al ingreso por hogar, el ciudadano neolonés, tiene el mayor a nivel nacional, su ingreso mensual es de 29 mil 217 pesos, cuando el nacional es de 15 mil 507, por otra parte el desarrollo económico de la entidad, es impulsado por la actividad exportadora y la atracción de inversión extranjera, incrementado un 2.6 porciento en flujos de inversión extranjera directa, así como tener el 17 porciento de las exportaciones fronterizas, ocupando el 4to. lugar a nivel nacional, por sólo mencionar algunas.

Derivado de lo anterior, estamos convencidos que ha existido una inequidad para nuestra estado, respecto a la designación de recurso federales, si hacemos un promedio y/o balance resulta que por cada peso que Nuevo León aporta a la Federación, se reintegran en promedio de 29 a 33 centavos, si comparamos otros estados fronterizos como Baja California o Chihuahua reciben en promedio, 76 y 97 centavos respectivamente y tenemos otros ejemplos que para el estado son totalmente desfasados como el de Chiapas, que por cada peso recaudado, recibe 9.73 pesos, o el de Guerrero, que recibe 14.67 pesos; por supuesto en ningún momento se soslaya el esfuerzo o las aportaciones de todos los estados, me refiero específicamente a lo asignado para los respectivos ejercicios fiscales.

En mi opinión, veo reflejada una discriminación mayor en esta administración, por ejemplo en 2015, se recibieron por concepto de infraestructura,  9 mil 69 millones, en 2016, 3 mil 7 millones, en 2017, mil 975 millones, así como 2 mil 621 millones en el corriente, sabiendo que nuestro estado genera casi el 10 porciento del los recursos que el país recauda, otro ejemplo fue respecto a las asignaciones presupuestales para programas y proyectos de inversión federal durante este sexenio, donde se designaron 37,053,609,60 pesos, la más baja en comparación con otros estados que aportan de manera significativa a la Federación, como CDMX, EDOMEX y Jalisco, cuando al cierre del segundo trimestre de 2018, los ingresos totales del estado ascendieron a 54 mil 560 millones de pesos, un incremento de 3.3 por ciento, además de tener un ahorro y austeridad de 5,750 mdp, así como en 2016, de acuerdo al IMCO, fuimos el tercer estado con el menor gasto público en comunicación social, después de Colima y Tlaxcala.

Muchos han considerado como opción el abandonar el Pacto Federal, pero estoy convencido que la solución es simplemente la asignación justa de recursos, por lo que una propuesta viable es modificar la Ley de Coordinación Fiscal para que el reparto sea más justo, la ventaja es que en estos meses se está vislumbrando un cambio benéfico para el estado, ya que se tiene la oportunidad de que el Gobierno entrante nos ayude, pues el propio presidente electo y los futuros secretarios nos han demostrado apertura y equidad en muchos aspectos, como en la designación de recursos, así como de los diputados federales, coincidiendo que el estado debe y tiene la necesidad de recibir más recursos.

Concluyo diciendo que no se piden porcentajes irracionales, ni cifras incoherentes, lo anterior es para poder seguir aportando al crecimiento y prosperidad de la Nación, sabiendo que Nuevo León tiene como una de sus banderas principales el desarrollo y la prosperidad, es así que simplemente se solicita lo que tendría que ser…

WFG.

Por |2018-10-24T14:56:22+00:00octubre 23rd, 2018|Kleroterion|Sin comentarios

About the autor:

Waldo Fernández
Waldo Fernández González es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Nuevo León, Tigre de corazón, tenaz y orgullosamente regiomontano.