Liberalismo para liberales. Dios y el hombre.

por Gruriang.

En la antigüedad los hombres creían ser juguetes de los dioses, imaginaban que eran ellos -los dioses- los que manipulaban el destino humano; hoy en día, el linaje humano en mayor o menor medida está consciente del libre albedrío y los más “despiertos” asumen la responsabilidad de su comportamiento y acciones como asunto personal -sin culpar a Dios -.

Algunos, en uso pleno de su libre albedrío también han optado por desconocerlo, negándolo, sin más argumento que su razonamiento personal.

Otros, lo sacan a relucir -cuando les conviene- y cuando no, lo esconden manteniéndolo en él impiadoso olvido… es su manera convenenciera de emplear el libre albedrío.

Otros, lo explotan de manera permanente ¡a más y mejor! auto-declarándose sus ministros, sus voceros… sus apóstoles; en fin, hacen de -ÉL- su modus vivendi.

El hombre inmaduro, se parece mucho a los infantes y a los jóvenes, que ante sus fracasos culpan a sus progenitores de sus errores, pretendiendo justificarse echándoles la culpa de lo que -él es-… este tipo de persona ¡nunca evolucionará! para asumir su propia responsabilidad como actor de la vida personal, familiar y social

El bien y el mal son antagónicos, cómo lo son la luz y la obscuridad.

El concierto intrincado, complejo y maravilloso de los mundos, las estrellas, y las galaxias en el infinito Universo, tienen también sus contrapartes antagónicas que están regidas por leyes de fuerza energética y magnética que obedecen a poderosas e intensas luminiscencias provenientes de la inteligencia creadora de todo cuanto existe que es un SER DE LUZ, pero que desgraciadamente ¡no están al alcance de nuestra plena comprensión! porque nos encontramos presentes, en una zona de espacio-tiempo de conciencia en estado crítico, limitada por una percepción tridimensional, que es lo que delimita a las fuerzas de creación en nuestra dimensión de espacio-tiempo, y esas energías, son también las que determinan en variable intensidad, según sean las características bioquímicas personales, nuestra proclividad a la violencia y al mal, o nuestra inclinación a la evolución ejemplificada por Jesús el Cristo como Luz de Luz, como Dios hijo verdadero del Dios Padre verdadero.

Por |2018-09-06T11:38:54+00:00agosto 23rd, 2018|Uncategorized|Sin comentarios

About the autor:

Gruriang
GruriangGruriang es un caballero mexicano, que esgrime la pluma cuál espada, teniendo en la empuñadura la fuerza que da el valor y por filo la verdad punzante ; como idealista, es un defensor que aboga por la libertad, la justicia y los derechos bien entendidos, como condición para el establecimiento de un mundo humano mejor.