Liberalismo para liberales. El pingüe y criminal negocio de la “Lucha de clases”

Por Gruriang.

Yo aprecio a la llamada “lucha de clases”, más bien como un efecto creado por el abuso, el sometimiento y la explotación del poderoso contra el débil ; el filósofo Marx es quien la politiza , pero en la realidad actual, se le puede preguntar a un obrero o a un campesino acerca del concepto clasista de Marx, y no sabrán contestar, desde el punto de vista doctrinal ideológico y/o político. Y no lo harán porque se encuentran trabajando creando luchando por el diario vivir ; no tienen tiempo para atender doctrinas de odio y de sometimiento del hombre .

Cualquier animal -y no sólo el hombre- reaccionan violentamente ante la agresión o el atropello en la defensa de su propio interés y salvaguarda.

La supuesta “lucha de clases” está presente desde tiempo inmemorial en la experiencia de vida de los individuos, sin tener ellos, noción del concepto enmarcado por Marx en sus disquisiciones ideológico-Políticas.

La -lucha de clases- es insertada, exacerbada y mantenida a punto como detonante de la violencia entre los perversos individuos, que mueven los hilos doctrinales que son contrarios al progreso, a la productividad, a la educación y a la evolución madura del hombre y la civilización .

Ella existe, porque la injusticia prevalece, y la injusticia se fomenta, mantiene y practica ¡ para que la lucha de clases se incentive y no desaparezca ! Porque con ella, los merolicos de la revolución socialista también fenecerían .

Esos despreciables parásitos viven del esfuerzo ajeno, viven agitando la mente de los débiles e ignorantes contraponiéndolos al statu quo, ¡que tan buenos dividendos les reporta en sus contubernios políticos!

El negocio inacabable es que a mayor caos ¡mayores ganancias económicas y políticas obtenidas a costillas de los beligerantes!

Tal situación tiene años de beneficiar intensamente a fabricantes de Armas, a la industria de la destrucción y a la de re-construcción, sin importar el derramamiento de sangre y los daños colaterales morales, sentimentales y familiares que implican las siempre alevosas guerras o conflictos de toda índole.

Para esta “clase” de ideólogos agitadores, la vida no tiene valor, por eso no les importa realizar purgas, genocidios o provocar hambrunas en las sociedades que enredadas en su criminal socialismo acaban siendo esclavizadas y sometidas, no ya como personas ¡sino como miembros del rebaño social!

El maldito Che Guevara predicaba:

« Los mexicanos son una banda de indios iletrados »

« Los jóvenes deben aprender a pensar como una masa ¡es criminal que piensen como individuos! »

« Hay que acabar con todos los periódicos. Una revolución no se puede llevar a cabo con la libertad de prensa . »

« Es más agradable el excremento de vaca que los indios argentinos »

« Si los misiles hubieran permanecido en Cuba 🇨🇺, los hubiéramos lanzado contra el corazón mismo de los EE UU incluyendo a NY . Nunca debemos establecer la coexistencia pacífica …debemos andar por el sendero de la liberación incluso si cuesta millones de víctimas atómicas. »

« Para enviar hombres al pelotón de fusilamiento, la prueba judicial es innecesaria. Estos procedimientos son un detalle burgués arcaico…un revolucionario debe convertirse en una máquina de matar, motivado por odio puro » .

Este es tan sólo uno de los perturbados revolucionarios “zoocialistas” que terminó su inútil existencia a manos de asesinos como él – sus homólogos – Qué disfrutaron dándole al pestilente guerrillero una sopa de su propio chocolate de ruindad mentira y fanatismo exacerbado aplicándole sin rodeos ni miramientos los disparos que lo sacaron de una vez por todas del Mundo.

Por |2018-09-06T11:42:19+00:00agosto 16th, 2018|Uncategorized|Sin comentarios

About the autor:

Gruriang
GruriangGruriang es un caballero mexicano, que esgrime la pluma cuál espada, teniendo en la empuñadura la fuerza que da el valor y por filo la verdad punzante ; como idealista, es un defensor que aboga por la libertad, la justicia y los derechos bien entendidos, como condición para el establecimiento de un mundo humano mejor.