Avanza la fiscalía…

Esta semana fue aprobado en el Senado, el dictamen de la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la Nación, sin embargo, para mi punto de vista es importante argumentar que en primer lugar, para que la Fiscalía General de la República pueda tener suficiente autoridad y alcance, es necesario contar con autonomía en todos los sentidos, ya que en este momento, aun aprobada la Ley, el Fiscal puede ser removido por el Titular del Ejecutivo y, a su vez, el Fiscal puede quitar a los fiscales especializados, lo que acota la funcionalidad total de la misma.

Es importante que en una Ley de tal trascendencia, no se comience con recovecos jurídicos, por lo que el siguiente paso, sería realizar una reforma Constitucional, en especifico al articulo 102, fracción IV, para poder brindar autonomía e independencia real y total, aunado a la expedición de la Ley. Ahora bien, dicha Ley dentro de su régimen transitorio establece que tiene un año para hacer las modificaciones y reformas para la buena conducción de la fiscalía, por lo que entonces, esta modificación constitucional sería el segundo paso para poder estructurarla de manera eficiente fortaleciéndola al  brindarle la tan mencionada autonomía, por supuesto, en ningún momento debe excluirse la participación del Presidente de la República, por lo que es necesario analizar el concepto de “autonomía” en toda su extensión, vinculándose con el ejecutivo federal.

Por supuesto, es un buen comienzo la propuesta de los legisladores proponentes, ya que la finalidad de esta Fiscalía es única y principalmente eficientar la procuración de justicia, la investigación de hechos delictivos, la protección legal del inocente y en el caso del inculpado, la aplicación de la ley de manera eficaz, pronta y expedita, buscando abatir la impunidad y teniendo como aspectos principales en su función, el derecho a la verdad, la justicia y, en su caso, la reparación del daño.

Respecto al análisis del dictamen aprobado, encontramos avances muy concretos, en primera instancia se reglamentaría el funcionamiento y atribuciones de la Fiscalía, buscando eficientar la procuración de justicia de manera rápida, eficaz y legal. En este sentido, con esta Ley, se fortalece a los ministerios públicos, ya que uno de los principales temores de la ciudadanía, es la de hacer denuncias, suponiendo que estos son corrompidos o influenciados para la toma de decisiones, durante la investigación del procedimiento penal.

Otra propuesta, es la Base Nacional de Información Genética para la identificación de cuerpos o restos humanos, lo que sin duda y de acuerdo a lo acontecido en este tema durante este año, se vuelve una propuesta pertinente y adecuada, que coadyuvara con la aplicación de la Ley General de desaparición forzada de personas, desaparición cometida por particulares y del Sistema Nacional de búsqueda de personas. También se exalta la integración de un Consejo Ciudadano para opinar sobre el Plan de Persecución  Penal, integrado por cinco ciudadanos de probidad y prestigio, destacados por su contribución en materia de procuración e impartición de justicia, investigación criminal y derechos humanos, en especial de las mujeres, de pueblos y comunidades indígenas, de niños, niñas, adolescentes y migrantes.

Es importante señalar que durante el plan de transición que realizará la FGR, se de cause real a los asuntos en trámite para que sigan su cause y que de ninguna manera esto, sea motivo de plazos distintos o acciones que pongan en riesgo el procedimiento realizado, así como de los asuntos nuevos, enfocándose en la estrategia de gestión de los casos para el ejercicio de la acción penal en el marco de un sistema de justicia penal acusatorio.

Por otro lado, el Instituto de Servicios Periciales y Ciencias Forenses de la FGR, contará con un Consejo Técnico, que estará facultado para aprobar, evaluar y conocer la ejecución de los programas y proyectos a cargo del Instituto y en su caso los informes que presente su titular. Dentro de los artículos propuestos cabe resaltar que se da autonomía presupuestal y administrativa al Fiscal General, tomando en cuenta el principio de austeridad y que será contemplado en el PEF 2019 y subsecuentes, para poder garantizar la suficiencia presupuestal para su instalación. Asimismo, se fortalece la figura del MP al transformarse en Fiscalías especializadas.

Igualmente, es muy importante precisar que los actos jurídicos celebrados previamente continuaran como vigentes y una parte, que en mi punto de vista es vital, se refiere que respecto a los delitos de corrupción, estos deberán continuar su rumbo, hasta su culminación, pero sobre todo la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción podrá atraer cualquiera de los casos de corrupción.

Derivado de lo anterior, se debe anteponer de manera primordial que esta Ley en ningún momento debe contravenir los señalamientos constitucionales, aunado a los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte y demás disposiciones aplicables, buscando en todo momento, legitimar la procuración de justicia. Durante la transición se deben hacer reformas adecuadas, estoy seguro que este es un primer paso para poder brindar la seguridad necesaria que requiere México, devolviendo la confianza a las instituciones, erradicar la corrupción, el abuso de autoridad, los procedimientos penales injustos, lentos y en muchas ocasiones en contra de los derechos humanos, así como el uso indebido de recursos públicos, en conclusión, es necesario terminar con la ineficiente impartición de justicia en nuestro país.

Mas allá de las posiciones políticas y del análisis de la autonomía de la Fiscalía, es importante unificar esfuerzos para impactar de manera positiva a la justicia en México, este dictamen aprobado es un comienzo, por lo que es importante en esta apertura del Gobierno entrante, aportar elementos clave, así como subsanar vacíos y lagunas que tiene la Ley, con un solo objetivo, la seguridad e impartición de justicia a todos y cada uno de las y los mexicanos.

Culmino diciendo que estoy a favor de la modernidad del sistema de impartición de justicia en nuestro país, ya que es necesario adecuarnos a las necesidades de la sociedad que en este tema esta muy lastimada, hago votos para que esto sea el primer detonante de una serie de reformas que la sociedad reclama, hay mucho que trabajar, que reformar, que adecuar, pero todo con una sola visión, el bienestar de las y los ciudadanos, me queda claro y resalto que la propuesta que se engloba en el dictamen, como toda nueva ley, puede ser perfeccionada y acoplada a las necesidades reales de la sociedad y del Sistema de Procuración de Justicia, pero podemos decir que ahora, ¡avanza la fiscalía!…

Por |2018-11-22T14:38:18+00:00noviembre 21st, 2018|Kleroterion|Sin comentarios

About the autor:

Waldo Fernández
Waldo Fernández González es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Nuevo León, Tigre de corazón, tenaz y orgullosamente regiomontano.