Sobre Maslow y los Diputados · Por Heriberto Gutiérrez

In Columna

Sobre Maslow y los Diputados
Por Heriberto Gutiérrez

Parece interminable el tiempo dedicado a las campañas electorales, un montón de Partidos Políticos, con colores vivos, y un sinfín de candidatos a muchos puestos, hay algunos que hasta dan la impresión de ni siquiera saber qué es lo que están buscando. Ya me cansé de ver rostros y más rostros en los panorámicos, además, la radio se ha convertido en una plataforma de propaganda política.

Todos prometen cosas que ni siquiera saben si podrán cumplir. Pero los que más me causan desconfianza, son los candidatos a Diputados. No puede ser que estas personas vengan a decirnos que si votamos por ellos, es mejor, ya que son del Partido de la mayoría o del Gobernador, y que por eso pueden atraer más recursos para tal o cual colonia.

Ese discurso, me hace pensar, que realmente los Diputados son innecesarios, no se puede ni se debe ayudar, a los sectores, por la simple razón de que el Diputado de dicho Distrito, por alguna razón, pudo gestionar más dinero. Esto equivaldría a que un padre, le diera a un hijo, escuela y dos autos, y al otro no, porque no le cae bien, o no supo pedir las cosas. A final de cuentas, gobernar es como llevar una familia.

De qué nos serviría, por ejemplo, tener un parque bien iluminado en una colonia, y en otra no. Simplemente, los de la otra colonia irían a la que tiene el parque iluminado, creando un exceso de gente en dicho parque.

Maslow, psicólogo estadounidense, creó la Pirámide de necesidades, en la que explica, cómo los humanos deben ir cumpliendo con los peldaños de abajo para poder pasar al siguiente nivel. Es decir, en la base de la pirámide se encuentran las necesidades fisiológicas; en el segundo, las necesidades de seguridad; tercer peldaño, afiliación; cuarto peldaño, reconocimiento; y por último, autorrealización. Para nadie es un secreto que la mayoría de los mexicanos, no pasamos del segundo peldaño.

Entonces, creo que una buena opción, en lugar de Diputados, sería tener una especie de Coordinadores o Supervisores, que revisen, según estadísticas veraces, las necesidades de cada sector de la población. Es decir, si en un sector hubo un aumento en la criminalidad, pues llevar más policías, restringir venta de alcohol, llevar más áreas deportivas, etc. Y que en otro sector hubo demasiados pendejos, pues llevar más escuelas, mejores maestros, quitarles abonos de fútbol, pantallas, etc. (eso último fue broma, jejeje).

Entonces, dichos Coordinadores, buscarían el bien común, y no sólo verían por sus colonias. Y así nos quitarían un buen número de Diputados, y dejar solo unos cuantos, que hagan dicha tarea de revisar y asignar presupuesto, según se ocupe.

La pirámide se tiene que ir cumpliendo como sociedad y no de manera individual como hasta ahora. Ya que esto genera sólo inseguridad y empleos mal pagados, que son los grandes retos a vencer por nuestros gobernantes.

  

Recent Posts