Nos vamos al Mundial · Por Heriberto Gutiérrez

NOS VAMOS AL MUNDIAL
Por Heriberto Gutiérrez

Muy sorpresivo el debut de la Selección Mexicana en el Mundial de Rusia, con una victoria. Pero más sorpresivo que haya en las tribunas más de 40 mil mexicanos (cifra que manejaron los medios mexicanos).  Y no sólo eso, es el segundo país que lleva más afición a dicho evento. Bueno, esto me deja muy tranquilo, quiere decir que ya no somos un país de tercer mundo.

Bastó que dejara la Sección de Deportes, y abriera la Local y la Nacional. Y pues, me enteré que seguimos llenos de inseguridad en las calles, que tenemos gente sin agua potable, baches en las calles, gente que tarda 3 horas en llegar a su trabajo, desempleo, subempleo, existen escuelas sin maestros, alumnos sin escuelas. En fin, esa fiesta del fútbol mundial, que hace muchos años dejó de ser para el pueblo, incluido el Torneo Nacional, es ahora una pasarela de aficionados que buscan sus diez minutos de fama, usando máscaras, playeras chistosas, pelucas, sombreros charros, etc. No quieren pasar desapercibidos, después de haber gastado una fortuna.

Es esa misma gente, que ante la prohibición de gritar ¡Eeeeh puto!, haya decidido que ellos seguirían haciéndolo, como patrones o Juniors anárquicos que son. Ah pero, finalmente, obedecieron, cuando amenazaron con quitarles puntos al equipo, ya que esto acortaría sus vacaciones, ni Dios la mande.

Es muy marcada la diferencia en clases sociales, en nuestro país, y en un evento de este tipo, es cuando más se nota. Hay quienes argumentan no ser millonarios, simplemente ahorraron 4 años, y lograron su sueño de ir a un Mundial. Yo conozco a una persona que trabaja todos los días, ahorró durante 4 años, y completó dos caguamas.

Obvio, todo esto obedece a un fervor futbolístico, orquestado desde hace muchos años por las Televisoras y las marcas. A final de cuentas, son las grandes empresas las que nos dan trabajo, y luego, nos vuelven a quitar el dinero con su fútbol y todo el consumismo que provocan, en diferentes ámbitos. Han creado una afición tan fiel, que puede cambiar de esposa, pero jamás cambiará de equipo, eso sí es muy mal visto.

LEY SECA: TODOS A TOMAR

Siempre se ha dicho de los mexicanos que dejamos todo para el final, que nunca tenemos planeación. Pues, este fin de semana, la gente demostró lo contrario. Con un tiempo razonable, anticipadamente, se abasteció de todo tipo de bebidas alcohólicas. Ya que la autoridad, decretó Ley Seca Nacional. Hasta los abstemios compraron cervezas. Por si se ofrecía.

Eso no es todo, las grandes cadenas de tiendas anunciaban grandes promociones, quién podría negarse a tanta tentación: por un lado, prohibición y por el otro, ofertas de locura. Fue una fórmula imposible de ignorar.

Me llama mucho la atención que los comercios se burlen de un decreto de la autoridad, anunciando en todos los medios. Casi casi decían: No hagan caso de la Ley, tomen mucho no pasa nada. Y también los ciudadanos, qué vergüenza, no pueden dejar de tomar alcohol dos días de su vida. Ah, pero muy buenos para criticar al Gobierno, cuando sólo obedecen las leyes que le convienen. Es decir, si la calle es contra, pero las afecta, pues se van en contra.

Tal vez deberían de cambiar un poco la estrategia, para que la población haga caso de los mandatos. Es decir, empezar a prohibir que la gente estudie, castigo para el que maneje bien, obligar a la gente a manejar alcoholizada, prohibir sembrar árboles, procurar desperdiciar el agua, etc. Tal vez un poco de psicología inversa sea lo que necesita la gente para entender. Caray.

Por |2018-07-05T15:19:44+00:00julio 5th, 2018|Uncategorized|Sin comentarios

About the autor: